obreros
Rate this post

Si está pensando en reformar su casa podemos recomendarte muchas empresas, como Realimur. Por el contrario si deseas sabe que debes de hacer antes… es imprescindible estar informado con antelación de los procedimientos a seguir para completar el trabajo en casa y evitar cualquier inconveniente o penalización. Dependiendo del tipo de trabajo, el procedimiento será más o menos sencillo y conllevará algunos costes. Para mantenerlo fuera de problemas, le explicamos los tipos de licencia que existen y si necesitará o no solicitarla en su caso.

No es tan complicado como parece. El problema con los permisos de construcción es que su subsidio es una responsabilidad municipal y, por lo tanto, varía según el lugar donde viva. Además, a la hora de planificar su jubilación, deberá tener en cuenta no sólo lo que diga su ayuntamiento, sino también las leyes y reglamentos generales de planificación vigentes en su comunidad autónoma.

No entres en pánico. No entres en pánico. Pintar la sala de estar, cambiar el piso de cerámica a otro piso o renovar el revestimiento del baño no requerirá la aprobación del Consejo de Ministros, pero en caso de duda, es importante ser muy claro si su reforma requiere un permiso y de qué tipo.

Aunque hay otras consideraciones, esta es la más importante cuando usted pide permiso para modificar su casa de cualquier manera. El alcance de la reforma, su presupuesto, si requiere o no la intervención de un arquitecto, si afecta a la estructura básica de la vivienda o a su fachada… son todos ellos elementos analizados por los distintos municipios para determinar la “categoría” de trabajo que se proponen realizar y expedir el permiso correspondiente.

Por regla general, las obras mayores son aquellas que implican un aumento de superficie, volumen o altura. Por ejemplo, si usted tiene una casa unifamiliar y está pensando en aumentar las posibilidades de construcción mediante la “remoción” de un ático, sería un gran trabajo. Lo mismo se aplicará si decide instalar un tabique en su apartamento para ampliar la sala de estar o si decide cerrar la terraza con el mismo propósito.

Además de estos casos, hay otros en los que la mayoría de los ayuntamientos consideran que el trabajo es importante, por ejemplo:

La renovación total de un edificio o la renovación completa de una vivienda.
Obra que afecta a los elementos comunes de un edificio, como fachadas, patios interiores, tejados, escaleras….
Aquellas que implican modificar la estructura de la vivienda porque afectan a los tabiques, muros de carga, columnas, canalones en general…

Los que cambian las condiciones de vida, por ejemplo, transformando un apartamento de dos dormitorios en uno de los tres más pequeños, o cambiando el uso del espacio, por ejemplo, renovando un edificio industrial para crear varios lofts aptos para la vivienda.

Todo de nueva construcción.

Estos son los supuestos habituales en los que una reforma se considera generalmente una gran obra, pero hay que insistir en que cada Consistorio tiene sus propias reglas. Para hacerse una idea, en principio, cualquier trabajo que implique una transformación considerable y obvia de la vivienda y por lo tanto requiera la intervención de profesionales certificados (arquitectos, inspectores cuantitativos), requerirá un permiso de trabajo a gran escala. Además, la cantidad del presupuesto es un buen indicador de si su junta considerará su jubilación como un trabajo más o menos importante. En general, los proyectos con un presupuesto de más de 20.000 a 30.000 euros son obras de gran envergadura.

Por otro lado, las obras pequeñas, como se puede imaginar, son las más “cotidianas”, de menor escala, que no afectan en modo alguno a la fachada ni a la estructura del edificio. Solares, azulejos, pintura, mover muebles de cocina o baño, renovar radiadores de calefacción… son obras menores, aunque en caso de duda, siempre es aconsejable contratar un seguro. Por ejemplo, renovar su cocina sería un trabajo menor, ¡pero tenga cuidado! Coloque una campana de extracción de humos, lo que requiere hacer un orificio de salida en la parte delantera donde la tubería correspondiente iría, puede requerir un permiso de trabajo de gran tamaño.