empresa
Rate this post

Sabemos que hoy la política es la protagonista de nuestra vida cotidiana y que los cambios en la normativa que aprueba afectan a los trabajadores y a las empresas. Pero, ¿hasta qué punto sus decisiones y su gobierno pueden influir en el entorno laboral?

Es cierto que una empresa familiar no se verá tan afectada como una multinacional. Un proyecto de ley puede contar los resultados, una decisión política puede alterar los balances, un procedimiento administrativo puede retrasar cualquier proyecto de negocios. Las empresas están estrechamente vinculadas al mundo político.

Esto es inevitable, incluso si las empresas no están directamente involucradas en la política, hay muchos factores políticos que afectan a una empresa. Por lo tanto, deben tratar de beneficiarse de ellas porque contribuyen a mejorar la economía local e incluso nacional, creando puestos de trabajo y apoyando la gestión gubernamental mediante el pago de impuestos.

Un ejemplo de medidas fiscales distorsionadas que afectan a una empresa es el caso de determinados impuestos que gravan tanto la materia prima como el producto acabado, cuando el consumidor termina pagando impuestos a lo largo de la cadena de producción y las ventas de las empresas disminuyen.

Este tipo de impuesto creado por las administraciones políticas representa una distorsión financiera y afecta tanto a los consumidores como a las empresas, especialmente porque siempre terminan influyendo en las decisiones en el momento de la compra, así como en la capacidad financiera de las organizaciones.

Otro de los factores políticos que afectan a una empresa está relacionado con la legislación a la hora de promulgar leyes no consultivas, en las que suele ser el empresario el que resulta perjudicado. Del mismo modo, la intervención política de diferentes maneras acaba afectando a la estabilidad del mercado, lo que repercute en la situación financiera de las empresas.

Otro efecto del entorno político sobre las organizaciones empresariales puede observarse cuando los gobiernos intervienen en el comercio, causando un desequilibrio que finalmente afecta a los países que están comprometidos.

¿Quiere saber más sobre el entorno político y empresarial? En Asesoría Saorín podemos ayudarte.