Rate this post

La integración de la tecnología en el campo del derecho ha provocado muchos cambios en nuestra forma de trabajar, tanto para los profesionales como para los ciudadanos que interactúan con ellos.

Hace algunos años, el abogado tuvo que utilizar una colección de «pergaminos» para consultar leyes o decisiones judiciales. Para presentar una acción legal o queja ante la administración de justicia, tuvo que ir personalmente a su oficina para dejar el «manuscrito» que le interesaba.

Ahora que todo esto ha cambiado, la mayoría de los abogados ya no utilizan manuales para consultar los juicios o reglamentos existentes, sino que estamos avanzando hacia una base de datos centralizada que recoge todo lo que queremos. Y para demandar, lo hacemos a través de una plataforma digital llamada Lexnet, incluso si no está de buen humor de vez en cuando y no nos deja hacerlo.
La tecnología también ha traído consigo importantes cambios legales para los ciudadanos. En el pasado, no había otra opción que ir a las oficinas locales para completar las formalidades con la Administración, desde la presentación de una declaración de impuestos hasta la presentación de una demanda. Sin embargo, muchos procedimientos pueden realizarse ahora desde el mismo ordenador en casa utilizando un certificado digital y de forma telemática.
Pero ten cuidado! La evolución tecnológica en materia jurídica no ha hecho más que empezar, tanto para los profesionales como para los clientes.

El smartphone, de hecho una computadora de mano, se ha convertido en una herramienta básica para la vida diaria de muchos profesionales. También en el sector jurídico. Gracias a su versatilidad y comodidad, se ha convertido en nuestro mejor amigo.
Le apoyamos en consulta con nuestros clientes, donde podemos acceder a nuestra base de datos de oficina en tiempo real y podemos abrir un editor de imágenes para hacer gráficos y diagramas ilustrativos durante una reunión. De hecho, en países como China, ya es posible emprender acciones legales por teléfono móvil.

La revolución tecnológica en el sector jurídico chino es realmente sorprendente. Una aplicación llamada Wechat (la WhatsApp china), le permite juzgar el juicio, proporcionar documentos de apoyo, proponer testigos e incluso comunicarse directamente con el juez a través de un teléfono móvil.

Por otro lado, y en lo que respecta a los ciudadanos españoles, ya existen abogados como los abogados de Pamplona, y también varias plataformas que permiten a los interesados presentar sus quejas en línea. Uno de los ejemplos más llamativos es la empresa denunciante, que le permite gestionar todo el proceso de denuncia utilizando su tableta, teléfono móvil u ordenador para una amplia gama de cuestiones, desde las normas básicas hasta los retrasos en los vuelos, los accidentes de tráfico o la negligencia médica.

Por último, como pueden ver en los próximos años, tenemos un futuro con grandes transformaciones digitales en la forma de trabajar de los profesionales del derecho, incluyendo la interacción con los clientes y la administración.